• Facebook
  • Twitter
  • Carnaval de Málaga TV
Carnaval de Málaga [WEB OFICIAL] - La Fiesta del Invierno Cálido
01

Carnaval, 1981. El primer encuentro de murgas y comparsas; y el resurgir del la fiesta en la provincia

El carnaval 1980 había dejado una buena estela de recuerdos entre los malagueños, motivo por el que un grupo de carnavaleros -promotores del carnaval mil novecientos ochenta-, trabajó prácticamente todo el año en los preparativos del carnaval 1981.

De este modo, el martes tres de febrero, el alcalde de la ciudad Pedro Aparicio recibía en su despacho oficial a la comisión organizadora de "la fiesta de los carnavales de Málaga 1981" (2), contando además con la presencia del teniente alcalde delegado de cultura Francisco Sánchez Paso-Pargas.   Esta comisión estuvo integrada por un delegado de cada una de las agrupaciones existentes en la ciudad, coordinados por Manuel Merchant López -periodista local- y José Romero Vázquez -murguista de Los Maomas (sin “H”)- como secretario. Dicha comisión había elaborado un anteproyecto sobre el carnaval de Málaga a desarrollar los días veintisiete, veintiocho y uno de marzo, incluyendo desfile de carrozas, batalla de flores (3) y un recital de murgas y comparsas en el Eduardo Ocón. Este grupo de malagueños constituirían un año después lo que, a la postre, sería la Asociación cultural Amigos del Carnaval a propuesta de Luis Melero.

Como prólogo a la celebración oficial de la fiesta y como síntoma de la avidez de carnaval que reinaba entre los malagueños, el quince de febrero se celebró un festival procarnavales de Málaga en el Teatro Cervantes organizado por la Peña Los Angeles y patrocinado por el diario Sol de España y Radio Popular en el que participaron todas las agrupaciones de la ciudad. El objetivo de este festival fue mejorar la difusión y divulgación de la fiesta del carnaval, según el presidente de la entidad de Miraflores don Manuel Cortés Gallego (4).

Carnaval quería nuestro pueblo
y por fin su fiesta consiguió
carnaval, cuando llegó el invierno
resurgió tan bella tradición.
Ay Málaga, en cuarenta años
no ha habido alegría
sin tu carnaval,
queremos muy modestamente [sic]
el sentir de un pueblo
en tus coplas de carnaval.
Y estos hombres
que somos niños en carnaval
pedimos un fuerte aplauso
pa los murguistas de esta ciudad
y un ole para el Bollero
que allá en el cielo viéndonos está.
Y al final cuando pase la fiesta
empezar para un año después
a soñar con las nuevas canciones
y rezar para poderlo ver.
Ay murgas, es un año entero
de amor y trabajo para el carnaval
qué pena, con tantos esfuerzos
que duren tus fiestas
unos días na más.
Y estos hombres
que somos niños en carnaval
pedimos un fuerte aplauso (bis)
pa los murguistas de esta ciudad (5).

(Murga LOS NIÑOS DE LA MIGA, 1981)

Finalmente, el día veintiuno de febrero, el Ayuntamiento aprueba el programa oficial de los carnavales de este año, presentado por el concejal de cultura don Francisco Sánchez Paso-Pargas, confirmando definitivamente el programa de actos.

1.-LAS AGRUPACIONES DEL CARNAVAL 1981

El pueblo de Málaga ofreció en lo referente a su carnaval, desde el primer momento, y a pesar de los detractores de la fiesta todo un ejemplo de entusiasmo reflejado, ya no sólo en el número de agrupaciones, que se duplicó con respecto al carnaval 1980, sino también al número de particulares que vivieron la fiesta de un modo popular.

A las agrupaciones ya existentes, Claudio y Sus Senadores, Caracola Perchelera y la comparsa Blanca y Verde, que pasó a denominarse Alcazaba, hubo que restar la presencia de Los Maomas (sin "H") y se sumaron otras de nueva creación, las murgas: Los Molineros de la peña El Molinillo, Los del Garrote, Los Niños de la Miga, Los Malavidas de la peña San Vicente de Paúl, Los Colonos de la Colonia Santa Inés, Los Chevaliers de San Andrés; y las infantiles: Minicolonos y La Joven Corte del César.

La murga Los Molineros nació en el mes de octubre de 1980, gracias a la iniciativa de Antonio Pacurro Ruíz, apodado   “El Daleao", que vivía al final de calle Parra y que animó al socio de la peña Manuel Meléndez a convencer al presidente de la entidad, Antonio Domínguez, a formar una murga. "El Daleao", solicitó a la peña un bombo, una caja y unos pitos para componer un grupo basado en el recuerdo de los antiguos carnavales, y en especial del Bollero, al cual "El Daleao" recordaba e imitaba.

Una vez más, el viejo carnaval republicano inspiraba a una murga de la nueva etapa, nacida en las mismas calles donde Diego Villalba “el Bollero”, paseó durante tantos años su ingenio: Capuchinos. Con Los Molineros, recuperaba el barrio una solera carnavalesca que había sido un popular sello de identidad en toda Málaga.

La murga se presentó en la peña El Molinillo ante sus socios y amigos, el seis de enero del ochenta y uno, jornada en la que actuó "el Daleao", falleciendo semanas después, habiendo dejado un legado de letras y músicas originales que alimentó el repertorio de la murga durante 1981 y 1982. Con la desaparición de Antonio Pacurro, tomó la dirección de la murga Manuel Meléndez. El disfraz aludía al campesino que habitaba en los molinos. Los componentes de la agrupación fueron: Guillermo Soler Torres, Juan Francisco Palma, Francisco Maldonado, Jorge Romero Alcázar, Rafael Sorte, Carlos Mate, Joaquín Trujillo, Antonio García, Manuel Meléndez y Antonio Domínguez. y el niño Emilio Aguilar (6).

Nuestra peña se compone
de personas de vergüenza
la mitad de los socios
son del servicio de limpieza,
hay uno de la perrera.
un viejo muy daleao,
Antonio el presidente
y del bar que está alobao.
El resto son portuarios
jubilados y pensionistas
y unos cuantos majarones
que quieren ser futbolistas (7).

(Murga LOS MOLINEROS, 1981)

Fue durante 1979 cuando en una de las investigaciones llevadas a acabo por los Maomas (sin "H") fueron a entrevistar a la Peña Colonia Santa Inés a Manuel Santana (8) -al parecer, gran conocedor del carnaval de preguerra-, donde surgieron los primeros contactos entre Antonio Molero, presidente de la entidad y los miembros de la murga malagueña para crear una agrupación, el resultado fue La murga Los Colonos, nacida a finales de 1979, si bien no fue hasta 1981 cuando la murga participó abiertamente en los actos del carnaval de Málaga, limitándose hasta entonces, al propio barrio.

Durante todo este tiempo, la murga fue recopilando letras antiguas, músicas y componentes para un proyecto de carnaval, que resultó musicalmente peculiar   por la incorporación de un acordeón, además de caja, guitarra, bombo y pitos. La murga de La Colonia Santa Inés tuvo la misma trayectoria que el resto de las agrupaciones en cuanto a rescatar viejas coplas; en el caso de Los Colonos, ayudados por Manuel Santana y Juan "el de los sacos", antiguo aficionado, éste último, del carnaval.

El disfraz de Colonos estaba inspirado en “La casa de la pradera” -popular serie de televisión que narraba la historia de unos colonos del Oeste americano-. La murga incorporó un elemento nuevo: uno de sus componentes iba disfrazado de modo distinto al resto y era objeto de las burlas y criticas de la murga, el personaje se llamó Laura y lo encarnó Francisco Cantarero.

Tenemos un Ayuntamiento
que no sé cómo explicar
no encontramos aparcamiento
y él no para de pensar.
Se ha sacado ahora el rollo
y se trata de ese cepo
ellos ya no se conforman
con las multas y el sello.
En vez de preocuparse
nuestro Ayuntamiento
hacerle a los coches
un buen aparcamiento
tiene ahí la plaza Queipo de Llano
con un proyecto de aparcamiento
hace ya diez veranos
y por eso le decimos todos
a nuestro Ayuntamiento
que se guarde todos los cepos
y que haga aparcamientos.

(Murga LOS COLONOS, 1981)

Los componentes de la murga fueron: Juan Cano, director y acordeón, Manuel Rey, guitarra, Manuel Espinosa, caja, Antonio Molero, bombo; Antonio Sánchez, Antonio Rojas, Francisco Bermúdez, Manuel Sánchez, Manuel García, Andrés Torres, Juan Sánchez y Francisco Cantarero. La murga creó también una agrupación infantil integrada por catorce niños, bajo el nombre de Minicolonos (9).

Quizá una de las murgas más emblemáticas del carnaval malagueño en su etapa reciente, fue la que aludió a las antiguas guarderías de la ciudad, conocidas popularmente como "las migas”, denominándose Los Niños de la Miga, nacida a fines del año 1980.

El grupo comenzó sus ensayos en la sede de la Peña Los Romeros, aunque   sus miembros no pertenecían a la misma,   reuniendo componentes, así como letras antiguas de la mano de Luis Crespo y Alcaide, padres de Miguel Ángel Crespo y los hermanos Alcaide, componentes de la murga.

El disfraz representaba a niños en edad de guardería, además de la monja Sor Rita, personaje encarnado por Ana María Alcaide, lo que suscitó temores entre los propios componentes ante la posible referencia a la religión, sin embargo, aún hoy se la recuerda como una de las figuras más tiernas del grupo. El resto de componentes fueron: Margarita Alcaide, Manuel Alcaide, Antonio Bellegarza, Paco y Juan Merelo, Juan Urbano, Juan Requena, Dolores Barrionuevo y los niños Gema y Antonio Manuel Requena (10). Musicalmente se acompañaron de caja, bombo y pitos; su estribillo fue:

Sor Rita, Sor Rita, Sor Rita eres tú
igual te da una caña que un cacho cañadú.

La murga Los Niños de la Miga tuvo una amplia actividad a lo largo de 1981 y 1982, de esta manera, ante la precariedad económica del Asilo de anciano de Los Ángeles, decidió recorrer diferentes barriadas malagueñas solicitando donativos, consiguien­do recabar más de ciento cincuenta mil pesetas y numeroso víveres, que entregaron a los ancianos del citado asilo (11). Con este hecho, indirectamente demostraron en una Málaga que aún recelaba del carnaval, cómo las agrupaciones no constituían ningún elemento degradado de la sociedad como algunos pensaban, sino todo lo contrario.

Tuvimos una experiencia
que nos hizo de llorar
fuimos pidiendo alimientos
para la tercera edad,
cantes con alegría y con pena
por barrios y alamedas
les fuimos a ofrecer
y esta tierra maravillosa
se sintió generosa
y supo responder.
Les vamos a cantar
la forma de actuar
llegamos hasta el asilo
donde “pa” comer no había
y le entregamos alimentos
con muchísima alegría,
los viejos lloraban
y la murga cantaba

Sor Rita, Sor Rita, Sor Rita
Sor Rita eres tú...(12).

(Murga LOS NIÑOS DE LA MIGA, 1981) 

2.-EL CARNAVAL EN LA CIUDAD

A las doce de la mañana del domingo veintidós de febrero comenzó el programa oficial de actos del carnaval ochenta y uno con el I Encuentro de murgas y comparsas, organizado por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento en colaboración con todas las murgas y comparsas de Málaga, se celebró en la plaza de toros de la Malagueta, que registró un lleno inusual, reflejó del entusiasmo que los malagueños comenzaban a demostrar por el carnaval; en el encuentro participaron todas las agrupaciones de la ciudad (13).

Con este encuentro -nacido del acuerdo de todos los grupos-, se institucionalizó uno de los actos que más trascendencia tendrán en el carnaval durante los años venideros: el concurso, de su mano surgirá la competitividad como un nuevo elemento entre comparsistas y murguistas. Ésta, será la raíz que engendrará los mayores derroches de ingenio, composición, afinación de voces y pasiones dentro de la fiesta.

Habría que esperar al viernes veintisiete para reanudar, con la elección del Dios Momo y la actuación de murgas y comparsas, el carnaval en la ciudad. Este primer Dios Momo fue Manuel Ruiz, popularmente conocido en el ambiente peñístico de la ciudad como "el Papa", un disfraz de diablo confeccionado por Margarita Alcaide y Miguel Ángel Crespo.

Sabéis que en las peñas
tenemos un hombrecillo
que es muy querido por todos
y es un hombre muy sencillo.
Cuando volvieron
de nuevo los carnavales
se vistió de abeja Maya
pa divertir a los chavales,
ya está de nuevo
la simpatía del "Papa"
va vestido de Dios Momo
y no viene de abeja de Maya.
Venid, venid los niños
no perdáis la ilusión
aunque venga de Dios Momo
él lo único que trae
es un mensaje de amor.
Esto es un homenaje
para un hombre sincero
que queremos compararlo
con otro que fue "el Bollero"
no nos equivocamos
ustedes mismos verán,
porque mientras tenga vida
con su gracia y simpatía
a todos nos divertirá.
Este hombrecillo es Manuel Ruiz
su apodo “el Papa”
lo mejor que hay aquí (14).

(Murga LOS NIÑOS DE LA MIGA, 1981)

Las jornadas del veintiocho y primero de marzo transcurrieron entre actuaciones de grupos, bailes de disfraces y desfiles en el Paseo del Parque, finalizando los actos sobre las diez de la noche, hora en que tuvo lugar la solemne clausura del carnaval 1981.

Paralelamente, y como en el año anterior, las peñas y demás entidades realizaron diferentes actos de carnaval para sus socios y amigos. Destacando las fiestas de disfraces celebradas en el Club El Candado y la peña El Sombrero.

En el club náutico El Candado se celebró un concurso infantil de disfraces en un impresionante ambiente de alegría, del que resultó ganador el niño Álvaro Romero con disfraz de Árabe. El sábado día siete de marzo se organizó también un gran baile de carnaval en el que actuó la murga Caracola Perchelera.

Igualmente, la peña El Sombrero celebró concurso de disfraces para niños y adultos resultando ganadores, en la modalidad de adultos, Enriqueta Doblas de Griñán con el disfraz de princesa de otras galaxias y José García con el disfraz de Estatua de la Libertad (15).

Presentarnos aquí es mi gran ilusión
carnavales vivir, carnavales sentir,
Alcazaba es comparsa para cantar
a esta ciudad, joya que hizo Dios,
cuando llegamos, extasiado yo me quedé
al contemplar la belleza de tu mujer.
Tu clima ideal, tu gente cordial
esos boquerones que están pa rabiar
hay que claudicar, es la realidad
porque como Málaga no hay otra igual.
Al venir a cantarte, ......
y contemplar ese mar, juro por Alá
que en Málaga muero, porque nada más llegar
a esta gran ciudad yo me enamoré.
Me enamoré, como un loco yo de ti me enamoré
de tu Caleta no me iré jamás
aunque me tengan que bautizar,
y moriré rezando en paz (16).

(Comparsa ALCAZABA, 1981)

El último acto significativo tuvo lugar a primeros de marzo en las oficinas del Diario SUR, donde se reunieron un grupo de amigos del carnaval del bajo el epígrafe “café de redacción". El objetivo central de la charla era comentar los diferentes aspectos del carnaval y adentrarse en el porvenir de la fiesta

Se habló de la necesidad de consolidar "un verdadero carnaval popular",   de superar la mala imagen de épocas pasadas, e imprimirle un sello diferente a través de una “federación de murgas y comparsas”. Por otra parte, surgió la propuesta clara y contundente de evitar la politización de la fiesta, así como el ánimo de lucro, lo cual desvirtuaría completamente la esencia del carnaval.

Incluso, se especuló con la idea de crear un carnaval marítimo, esto es, una cabalgata que recorrería parte de nuestro litoral desde el club del Candado al puerto de la ciudad complementado por un desfile terrestre.

Entre los contertulios figuraban, Ángel Romero, José Manuel Millán y Manuel Cortés Gallego de la peña Los Ángeles, Miguel Ángel Crespo y Francisco Melero de la murga Los Niños de la Miga, y el periodista Julián Sesmero, autor de la crónica de este encuentro aparecida en el Diario SUR el 10 de marzo (17).

3.-EL RESURGIMIENTO DEL CARNAVAL EN LA PROVINCIA

La recuperación del carnaval en la provincia malagueña se inicia durante 1981, siendo Ronda y su comarca, una de las primeras en retomar la fiesta, gracias a los esfuezos del Delegado Municipal de Cultura, don Ángel Harillo, en organizar el primer carnaval posterior a la Guerra Civil.

“...se inicia una nueva etapa carnavalesca consiguiendo alquilar trajes de fuera de nuestra ciudad, y situar en la calle a cuatro murgas que, por su gracia y voluntad, y a pesar de la poca experiencia, hicieron las delicias de cuantos tuvimos la suerte de presenciar sus actuaciones en el ya desaparecido “Corralillo”. Estas murgas fueron: Los Bandoleros, Los Chinitos, El Profesor Cascarán y sus Niñas, y Los Goyescos”(18).

DISFRUTA DEL CARNAVAL

En el carnaval de Ronda
se disfruta de verdad
qué pena que en ocho lustros
no se pudo celebrar
porque perdimos el contacto
de aquella generación
que el carnaval lo sentían
y por sus venas corría
sangre de artista y pierrot.
Pero aquí estamos nosotros
invitándole a pasar
unos día en nuestra tierra
que en la comarca rondeña
resucitó el carnaval.
A quien de verdad le guste
esta fiesta bullanguera,
que se venga aquí unos días
y vivirá la alegría
de toda la Comarca entera,
verá cómo se divierte
todo el pueblo con disfraz
y muchas agrupaciones
interpretando canciones
y marcando su compás.
Venga al carnaval de Ronda
si se quiere divertir
ya verá que tiene güasa,
no verá murgas y comparsas
como las que hay aquí:
no digo que sean mejores,
ni sean las más elegantes
pero tienen una marca
son de Ronda y su Comarca,
con eso tienen bastante.
Así que para disfrutar
toda la gracia y salero
que tiene el carnaval
aquí lo conseguirá
del siete al diez de febrero (19). 

Paralelamente, en el resto de la provincia fue brotando la inquietud carnavalesca con las mismas características en cuanto a desconocimiento y memoria histórica de la fiesta. De este modo, en la franja costera surgen a lo largo de los años 1981 y 1982, los primeros carnavales en Fuengirola, Marbella y Estepona. A su vez, las comarcas del interior, Valle del Guadalhorce y Axarquía retomaron una tradición que había dejado profunda huella en las costumbres de los habitantes de todos estos pueblos, influyendo incluso en la gastronomía de la época (20).

Del libro: Málaga, Carnaval 1979-1983 de José Miguel Morales y David Delfín

Subir al Inicio
Organizadores
Banner Colaboradores